Translate

Páginas vistas en total

viernes, 1 de febrero de 2013

MIS PRIMEROS DÍAS EN TRÍPOLI

Como muchos sabeis me va a tocar estar una temporadita en Tripoli, y como he comprobado que es una ciudad peculiar y una cultura diferente y extraña me he propuesto este foro para ir contando experiencias que por lo visto en estos tres primeros días, seran muchas y variadas.
EL PRINCIPIO.
Nada mas llegar nos recoge un chofer junto con un compañero,  del aeropuerto a la ciudad hay una cierta
distancia, la cual si se hace a 180 kilómetros por hora, sin cinturón, por una autovía
en la que se puede ver a varios coches por el arcen que al parecer se han
confundido y en dirección contraria, pues se puede ver que los 18 meses que a
uno le esperan en esta ciudad, fáciles, lo que que se dice fáciles no van a
ser.


Primeras impresiones. Lo primero que hacemos es ir a cambiar euros en dinares libios,
nos llevan por un laberinto de calles, la mayoría sin asfaltar, en el que el
trafico es caótico, no hay semáforos ni pasos de peatones, se cruza por
cualquier lado, con valentía y decisión, se terminan parando ya que si te
atropellan, sería un largo proceso, ya que no existen los seguros de vehículos.
Llegamos a una tiendecita de comestibles, y le preguntamos que a cuanto está el
cambio, nos dice que 1,75 dinares por cada euro. Yo le entrego 2.000 euros y el
me da una especie de bolsa de basura con mis preciados dinares libios, se
supone que me tengo que fiar ya que está mal visto contarlo allí mismo. Por
supuesto tampoco lo cuento en casa ya que e daría igual y no me quiero llevar ningún
disgusto.


El mismo día que llegamos era una fiesta nacional y yo que he vivido en Castellón,
creía estar acostumbrado a los petardos, pues no, esto parecía la guerra,
cientos de puestos de petardos y cohetes por todas las calles, y todos tirando
y tirándose petardos y cohetes  unos a otros, resultado, al día siguiente en las noticias,
300 heridos, de los que 250 son graves. Días después siguen tirando petardos a todas hora,
con menor intensidad pero a todas horas.

No hay comentarios: